¿Crear marca?… ¿Y para qué?

marca, para que?

¿Crear marca?… ¿Y para qué?

Seguramente estarás en la tesitura de crear una marca propia o no hacerla… pero puedes encontrarte ante varias situaciones y en función de en qué estado te encuentres te interesará más, menos hacerla o será esencial para ti y no habrá nada que pensar…

Si vas a abrir un pequeño o no tan pequeño negocio, algo que todavía no existe, vas a trabajar para ti dando un servicio o vendiendo un producto, en este caso no hay nada que pensar. Necesitas una marca.

Queda en tu nivel de cultura empresarial si lo harás bien y la dejarás en manos de una empresa profesional que realice para ti su pertinente estudio de naming, compruebe su disponibilidad en patentes y marcas y te realice un diseño único (exento de plagios) con su pertinente manual corporativo y posterior registro nacional o europeo… o si irás al cuñado de turno que sabe algo de photoshop o al rotulista de turno y le dirás que “te haga algo barato”. No ahondaré sobre este asunto en este post, sólo te adelantaré que si quieres dormir tranquilo y orgulloso de tu marca escojas la primera opción y si no te importa que te pueda llegar una denuncia, te hagan quitar la marca deprisa y corriendo y además te puedan exigir indemnizaciones importantes… escojas la segunda. Resumiendo… si eres un Empresario Cromañon opción 2. Pero de ello hablaremos en otro post.

Hoy te voy a hablar de otra situación… una que cada vez nos encontramos más en Elda Creativa. La situación en la que alguien tiene una empresa en la que trabaja para otras marcas, como por ejemplo fabricantes, empresas del sector alimenticio o agrario que manufacturan pero con el embase o la marca de otro… y que empiezan a tener la incertidumbre “¿Qué pasaría si estas marcas se van a la competencia?” o lo que es peor “¿Qué pasa si nos siguen apretando con los márgenes y al final se van después de dejarnos sin casi beneficios durantes las últimas partidas de pedidos?

Pues la respuesta es muy sencilla y es la que les doy yo a todos…. “Que os vais al carajo.” “Que aquello por lo que lucháis cada día se acabó”.

“¿Y qué podemos hacer?” – me preguntan

Crea tu marca, invierte dinero en hacerla crecer y obtén la libertad financiera

Me da igual si lo hacen creando una marca con el fin de vender directamente a cliente final o para vender al por mayor…. pero es una decisión importante. Conlleva invertir en todo aquello en lo que nunca habían puesto un euro… publicidad, un portal web, posicionamiento, redes sociales u otras acciones de marketing. Quizá un equipo de personas o departamento sólo para este fin o contratar a una empresa como la nuestra para ello. Conlleva contratar fuerza comercial en el caso de que vayas a vender al por mayor, quizá invertir en asistir a ferias…. cientos de cosas nuevas que son contrarias al espíritu del emprario que en su día decidió quedarse en su fábrica y que los pedidos vinieran solos y no preocuparse de ellos, sino sólo, de que quien los hace estén contentos…

¿Pero qué pasa cuando quienes los hacen (y aquí son magos las grandes marcas), su especialidad, es apretarte las tuercas vuelta tras vuelta hasta que tu margen desaparece y hasta tienes perdidas? ¿Crees que les importa que cierres? la respuesta es NO. Cuando no te puedan apretar más se iran a la competencia, y si no hay nadie más económico a otro país con mano de obra más barata. Nada más.

Así se han forjado las grandes marcas, que no nombraré aquí.

Así pues… si yo tengo una de estas empresas y mi planteamiento de negocio es tan diferente a lo que me propones… ¿Por qué tengo que tener una marca?

Aquí te propongo varias razones y tu acógete a lo que quieras, al final la decisión de que tu negocio sobreviva o no a la próxima década, la decisión de que tu familia y la de tus trabajadores tengan una estabilidad y tranquilidad económica, es solamente tuya.

branding

Diferénciate de tu competencia

Según la RAE, una marca es una “señal que se hace o se pone en alguien o algo, para distinguirlos, o para denotar calidad o pertenencia”.

Como es evidente, el primer atributo de la marca es la capacidad de diferenciación. Un cliente no puede elegir lo que no puede distinguir. Construir una marca (y no solo un logo) es lo que va a hacer que no tengamos que luchar por precio exclusivamente. En definitiva nos permitirá ser más visible y tener opciones en el mercado.

Permite entrar y quedarte en la mente de tus clientes

La diferenciación se produce porque el cliente ve tu producto en el mercado y se crea una idea sobre él. Forma unas expectativas. Esas expectativas se construyen con lo que tú cuentas a través de la Comunicación y el Marketing; con lo que otras personas dicen sobre tus productos o servicios; con la acción de tu fuerza comercial. Luego se afianzan en su mente, positiva o negativamente con las experiencias que el propio cliente ha tenido al consumir tu producto y con el valor que le hayas aportado.

La marca es el elemento con el que se identifican esas expectativas y valores que el cliente construye en su mente sobre tu producto o servicio. La marca permite asociar el producto con el Posicionamiento (esa idea que ha construido).

La marca es tu personalidad y la de tu proyecto

Para posicionarse en la mente del cliente, quien te desarrolle la marca debe analizar la Personalidad del proyecto, los valores tangibles e intangibles, los ideales, etc y los ha hecho reflejarse en la marca. A este estudio se le llama “Perfil de Identidad Corporativa. Y a través de ese Perfil de Identidad Corporativa, esos valores y atributos son transferidos a la Identidad Visual Corporativa (al logo y los demás elementos de la marca),  y finalmente a las acciones de Marketing y Comunicación.

Todos estos elementos se unen al crear tu propia marca y componen una personalidad para tu proyecto. Del mismo modo que una vivienda son 4 ladrillos y un hogar es algo más… diseñar un logo, sin que refleje tu personalidad, lo hace cualquiera, tu primo, tu cuñado que maneja photoshop…, pero una buena marca es otra cosa.

Tu marca transfiere valores intangibles a tus productos o servicios

Pero lo importante no es que tu marca tenga unos valores. Lo importante es diferenciarse, como hemos dicho al principio. Y saber transferir esos valores intangibles, difíciles de copiar, a los productos o servicios incrementa la diferenciación y el éxito. De esta forma, el cliente no compra características, sino que compra unos valores que están representados en los productos y que se identifican con su propia forma de pensar y de vivir. El ejemplo más plausible de esto es la marca Apple.

Una buena marca construye relaciones duraderas

Cuando ofrecemos una experiencia de consumo óptima y conseguimos enlazar nuestros valores con los de nuestros clientes, se produce una conexión emocional que genera relaciones duraderas. Esa conexión consigue que nuestros clientes compren más, durante más tiempo y se produzca un efecto recomendación.

No es algo sencillo de conseguir, para ello debemos ofrecer un valor al mercado superior a aquello que el cliente espera conseguir de nosotros (Valor > Expectativas), pero estoy seguro de que el resultado de conseguirlo será espectacular.

A la hora de crear tu propia marca tienes que pensar que el objetivo no es vender, sino ofrecer valor al mercado y construir relaciones duraderas con tus clientes.

Marca = Reputación de la empresa

Todo lo anteriormente expuesto construye la reputación de la empresa. Al compartir valores con tu cliente se construyen entornos mejores. Devolvemos a la Sociedad parte de lo que recibimos como empresarios y mejoramos el mundo que nos rodea.

La marca es el cimiento de la reputación de la empresa. La reputación es un activo intangible fundamental que es el resultado de un proceso de construcción de relaciones, de difusión de información, de actividad empresarial y de gestión de la marca durante años, es algo frágil pero que marca la diferencia entre vender y que lo haga la competencia a igualdad de producto y precio.

Nuestras acciones de Marketing y Comunicación son un reflejo de nuestra actividad como empresarios y emprendedores. Los resultados de esas acciones son lo que se llama reputación corporativa.

La marca genera confianza y mejora las ventas

La reputación corporativa la base de la confianza de nuestros clientes hacia nuestra marca, nuestro proyecto y los productos o servicios que les tratamos de vender.

La confianza es el motor de las ventas. ¿Cuántas veces has elegido entre 2 productos y te has quedado con aquel que simplemente conocías más? Los clientes se identifican con tu marca, se hacen afín a ella (¿Eres de Pepsi o de Coca-Cola? ¿Eres de Colca Cao de de Nesquik?) A través de la marca te diferencias de tus competidores, creas relaciones a través de la Comunicación corporativa y el Marketing….

El resultado de todo ello es vender más.

La marca te permite vender más caro

ganar más dinero¿Alguna vez has pagado más por algo solamente porque no podías fiarte de que la marca más barata fuera a cumplir con tus expectativas? ¿Tenías miedo a que lo barato pudiera salir caro? Alguna vez has ido al Lidl o al Aldi porque te han dicho que x producto de allí es muy bueno y más barato que su marca homónima más conocida? Al final, es una cuestión de confianza. Invertir en marca te permite cobrar más por tu producto o servicio. Y es así por la simple razón de que tu reputación le dice al cliente, por adelantado, que si te compra a tí, aunque sea más caro, pero el servicio será mejor. E implícitamente, el cliente se lleva la frase de “si el otro es más barato, por algo será”. A ver si me va a salir rana y el coste de oportunidad me va salir demasiado caro…

Esto me pasa mucho con los desarrollos web que hacemos. Estamos cansados de la cantidad de clientes que nos vienen por que han tenido problemas con la persona “más barata” que contrataron al principio y que los ha tenido varios meses con el proyecto parado y al recurrir a toda prisa a una empresa de confianza para que les de un producto de calidad y además en tiempo record. Pues eso… “Nosotros también estamos en vías de construir una marca” y que se decidan por nosotros como primera opción. 😉 😉 😉

¿Existe algún motivo para no hacerlo?

Sí, solo uno. Y es algo a lo que se acogen más “empresarios” de lo que piensas (si se les puede llamar así). Son personas que no tienen verdadera visión de futuro y solo piensan en que “gastar” en su marca sólo hará que no puedan cogerse tanto sueldo a final de mes, o que tendrán que retrasar su nuevo chalet o su próximo coche o barco… Son personas que prefieren disfrutar del ahora y el “mañana” ya lo solucionará cuando llegue.

¿Recuerdas el cuento de la hormiga y la cigarra?

Ahora tienes que plantearte si quieres crear tu propia marca o solo tener un buen logo.

¿Eres hormiga o cigarra?

Si necesitas crear tu marca profesional contacta con nosotros a través de nuestro formulario de contacto y te ayudaremos a crear tu marca profesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *